sexo telefonico web
Llamar

Chicas con ganas

Chicas con ganas: mujer morbosa con ganas de follar

Siempre he ha gustado demasiado el sexo y no tengo ningún reparo en reconocerlo. Todas las parejas que tenía aseguraban que podían seguir mi ritmo pero, conforme pasaba el tiempo, empezaban a cansarse de mis constantes ganas de follar.

No he sido diagnosticada como ninfómana, pero no me cabe ninguna duda en que si fuera al ver al doctor lo haría. En cualquier caso, no me preocupa demasiado.

Con el paso del tiempo aprendí que no podía encontrar ninguna pareja que pudiera seguir mi ritmo o que fuera capaz de aceptar mi condición… pero eso tampoco era un problema.

Aprendía que no debía de atarme a ningún hombre, que podía tener a tantos como quisiera y, al poder variar, jamás se terminarían cansando de mí.

Tampoco tengo ningún reparo en reconocer que me masturbo siempre que puedo. Si una noche no consigo a un tío para follármelo, me toco un par de veces antes de quedar profundamente dormida.

También me gusta utilizar todo tipo de juguetitos sexuales en mis encuentros. Los vibradores me ayudan a experimentar un nuevo nivel de placer, aunque me gusta más que los usen conmigo que tener que utilizarlos por mí misma.

Se que nunca podré tener una familia normal, una pareja que vaya a estar conmigo toda la vida o toda las ataduras que tiene la gente corriente. Pero como ya he dicho, no me importa nada de eso.

Si en algún momento me importó, ya lo he olvidado. No hay muchas chicas con ganas de follar como no, pero he encontrado un pequeño grupito con el que me entiendo bastante bien. Hacemos todo tipo de planes y si, ¿Por qué no reconocerlo? También nos acostamos a veces. Tengo que decirlo: adoro la vida que tengo.

chicas con ganas