sexo telefonico web
Llamar

Líneas Calientes

Algunos riesgos de las líneas calientes

No todo lo relacionado con las líneas calientes tenía que ser bueno. Esto funciona de la misma manera que comer nuestro pastel favorito: en pocas cantidades no pasa nada, pero si nos excedemos pueden tener algunos inconvenientes muy importantes.

líneas calientes

Todos sabemos ya las ventajas que nos ofrecen este tipo de línea: desde una completa desinhibición hasta pasar los ratos más divertidos y placenteros. Si ya has llamado a alguna de ellas, seguro que sabes de lo que te estoy hablando.

Pero no se puede abusar de las cosas en esta vida; es por ello por lo que en este artículo vamos a ver algunos de los riegos más importantes que supone llamar a estos determinados servicios de líneas eróticas.

 

Incremento de factura

Este servicio es tarificado a través de la factura de tu teléfono móvil o fijo. A pesar de lo barato que sea, sabes que cada minuto te está costando un dinero. Lo ideal es que establezcas un presupuesto inicial e intentes no pasar de ahí.

Por ejemplo: calcula la cantidad que te saldría llamar una media hora a un servicio de líneas calientes. De esta manera tendrás una idea aproximada del gasto de la factura de teléfono. No se trata de que cuando pasen los 30 minutos cortes sin más; tu serás quien decidas si quieres seguirla o no pero siempre entendiendo este riesgo.

 

Adicción

Las líneas eróticas puede producir adicción de la misma manera que lo puede producir el tabaco, el chocolate, la bebida o cualquier otro elemento de esta vida. Esto, en principio, no es malo mientras se sepa controlar.

El problema viene cuando decides llamar todos los días; es cuando estás enganchado. A pesar de lo mucho que te pueda gustar, lo ideal es clasificarlo como un pequeño placer dedicándole un día especial. Piensa en las llamadas a las “líneas calientes” como en un día muy especial que estás deseando que llegue.

Por ejemplo: todos sabemos lo especialmente duros que son los lunes. Lo son aún más si no tenemos una meta que alcanzar a lo largo de la semana.

Aquí puedes hacer dos cosas: o bien te reservas las llamadas para los fines de semana: de esta manera tendrás un objetivo y harás que esta pase más rápidamente; o bien las haces el lunes por la noche, de esta manera el día se hará mucho más llevadero.

 

Absorción de tiempo

Es muy importante que no dejes que las llamadas a las líneas calientes absorban el tiempo que puedes tener pensado dedicar para otras cosas. Debe de ser solamente algo que hagamos en nuestro tiempo libre; cuando necesitamos que de verdad necesitamos desconectar de todo.

Todos sabemos lo excitante que es llamar cuando estamos en la oficina. Nos escabullimos al cuarto de baño y tecleamos los números a toda prisa. Escuchamos atentamente y participamos en la conversación, incluso nos llegamos a masturbar.

Esta situación es más frecuente de lo que imaginas. Nos encanta jugar a lo prohibido en las situaciones más habituales… pero ya sabemos los riesgos que esto puede tener.

El principal problema es que tus superiores se den cuelta de que pasas demasiado tiempo en el baño y decidan tomar cartas en el asunto. Si te pillan llamando a líneas eróticas en horario de trabajo, es muy posible que te lleves una falta grave o directamente el despido.

De aquí la importancia de solo llamar a “líneas calientes” en nuestro tiempo libre. De esta manera nos aseguraremos de que podemos controlar la situación y relajarnos sin que a nadie le pueda importar lo más mínimo.