sexotelefonicoweb

boton llamada

Sexo en lugares públicos

El sexo en lugares públicos, también conocido como dogging, es una práctica sexual cada vez más extendidas.

Cada vez son más los jóvenes y los adultos los que buscan maneras diferentes de experimentar su sexualidad, y hacerlo al aire libre es una buena manera de empezar.

Sin embargo, hay que tener cuidado con este tipo de práctica, y es que muchas veces nos dejamos llevar demasiado por nuestra excitación, sin tener en cuenta las consecuencias.

Ten presente que el dogging se considera exhibicionismo y que, por ende, tiene ciertas repercusiones penales.

¿Qué es exactamente el dogging y por qué nos gusta tanto?

sexo en lugares públicosLas relaciones sexuales no se están volviendo públicas, pero si algo monótonas.

Con todas las novedades que tenemos en el día a día, con el avance imparable de las tecnologías, buscamos más en nuestras prácticas más íntimas.

El sexo en lugares públicos es una buena manera de romper con lo establecido debido a que sentimos un cierto riesgo ya que podemos ser sorprendidos en cualquier momento (aunque esto no es lo que buscamos).

Es más, para muchas personas es una fantasía sexual que querrán llevar a cabo en algún momento de su vida.

Algunas personas piensan que el dogging es algún tipo de enfermedad, pero nada más lejos: es una práctica que puede ocurrir de forma ocasional y que se relaciona con la manera que tiene la pared de vivir su sexualidad de nuevas maneras.

Hasta ciertos límites, se podría hablar de algo completamente normal.

Pero, como todo, los excesos son malos: si una pareja empieza a sentir que tan solo pueden alcanzar el placer en lugares públicos, o cuando solo se hace para incumplir normas sociales, la situación será mucho más complicada.

Dependiendo del contexto, el sexo en lugares públicos se puede considerar como una práctica extrema o no.

Por ejemplo, algunas parejas tienen sexo en público en una playa nudista o cuando van de acampada y no está tan mal visto como practicarlo en el baño de un bar, por ejemplo.

Los sexólogos determinan como arriesgada la practica de dogging.

Lo interesante es que cada pareja valore su situación y que lleguen a la conclusión de lo que les funcionaría mejor para poder afianzarla.

Si practicar sexo en público es la solución, se puede hacer, pero siempre de forma consensuada y tomando las precauciones oportunas.

También puedes practicar el sexo telefónico, es más seguro.